1 abr. 2018

Club El Karibe

Una parada en el camino, es lo que supongo que muchos hicieron en este lugar. Un club de carretera en la sierra de Cádiz.

Supongo que cuando estaba en activo tenia mejor aspecto exterior, aunque tampoco tiene pinta de que fuese de muchos lujos.

Tenia un jardín en el lateral.

Con un estanque, puentecito y todo! 

Y allá vamos a la aventura...a ver como es un club por dentro.

 De momento, esto tiene pinta de pub o disco ochentera cutre.

Espejo por todas partes, pintura roja y mucho azulejo.

Plataforma de baile para las gogos...suponemos.

Ha perdido la parte del tablao al que se subía por las escaleras laterales.

Para que podemos querer un dj si tenemos una buena jukebox...

Un poco machacada eso si...Una pena no encontrar ni rastro de la música que se podía escuchar aquí. Eso nos habría dado una pista de la época en la que estuvo abierto el club.

 Desde la "disco" se accedía a este pasillo. Con una puerta que daba a la trasera el edificio.

 Una de relax? o de espera? Tal vez para clientes vip...

 Esto era raro, no se tenia acceso por escaleras ni nada, supongo que saltarían y tiene pinta de almacén para las bebidas y demás.

Una pequeña sala, con pinta de camerino?...

Lo decía por la laca en spray que había en el suelo.

 Y comenzamos a recorrer pasillos estrechos a los que si os fijáis daban unas pequeñas ventanas desde todas las habitaciones.

 Esta es una de las múltiples habitaciones que nos encontraremos. Pues es impresionante la cantidad de habitaciones que puede tener un sitio de estos...

La salud de los moradores de este lugar...muy buena no es que fuese...medicamento para la candidiasis oral...

 Alguien abandonó su tanga por aquí.

 Otra salida a los jardines exteriores.

 El tamaño de las habitaciones da para una cama y poco más. Hay que rentabilizar los espacios...claro.

 Estas habitaciones tenían un váter y un lavabo dentro de la misma habitación. Supongo que serian habitaciones eventuales.

 Alguno también perdió los calzoncillos...

 Esta es la parte trasera del edificio al que se salia por la puerta que vimos antes.
 No se si lo podéis observar, pero en el cemento de la entrada trasera, había varias monedillas incrustadas. Supongo que seria para lo que dicen las abuelas..."el dinero llama al dinero"

 En esta parte baja nos encontramos también con este salón con chimenea.

 Al menos en esta zona se estaría mejor que en el resto de las habitaciones, aunque es curioso que hasta aquí hay mini ventanita al pasillo.

Seria para tenerlo todo siempre controlado.

 Más pasillo lleno de pequeñas ventanas.

 Un cuarto de lavado suponemos, porque encima de la pila habría en su momento un calentador de gas.

Y nos vamos para arriba por esta escalera estrechita.

De nuevo otro gran pasillo estrecho. Pero esta vez parece que no hay tantas ventanitas pequeñas como abajo.

 Estas habitaciones eran un poco más grandes que las inferiores, pues tenían armario.

 Suponemos que aquí se quedarían algunas personas durante más tiempo, pues los armarios eran grandecitos.

 Cartas, documentación variada,alguna que otra medicina...

 Eso si, las puertas numeradas como en los hoteles buenos, jejejeje.

 Alguien tenia problemas con el estómago también...

 Cada habitación tenia un color diferente, y estas vuelven a ser de las pequeñas con váter y lavabo dentro sin separación alguna.

Más medicinas, esto parece una farmacia vieja.

 La portada de un cd...de por aquí no me suenan estos muchachos, no se de donde serán.

 Al menos alguna habitación tenia una buena ventana a la carretera.

 Y hasta baño completo con ducha y todo. Incluido dentro de la habitación.

Y ya de vuelta al exterior, abandonamos el lugar con una sensación triste de una triste realidad.

8 nov. 2017

Antiguo Instituto Luis Bueno Crespo.


En una de nuestras salidas por Granada, nos encontramos con estas grandes instalaciones educativas abandonadas en Armilla, o al menos eso pensamos en ese momento, porque a posteriori, supimos que pertenece al Ayuntamiento de Ogijares.

Aunque en esta imagen aparece el nombre de I.E.S. Hurtado de Mendoza, según hemos podido averiguar, este fue sólo un eventual emplazamiento de sus instalaciones durante dos años, mientras realizaban las reformas y las obras pertinentes en el que ocupan en la actualidad.

 Como se puede observar, poco queda ya de lo que en su día ocuparan las aulas

 Desde las plantas superiores, los vándalos han hecho de las suyas arrojando todo el mobiliario y material educativo que permanecía en el centro.

 Aulas y más aulas destrozadas y repletas de grafitis, en lo que debió ser un centro educativo enorme.

 Suponemos que esto sería una de las cafeterías del centro.

 Parte de las instalaciones de la antigua cafetería.

 Durante los dos años en lo que aproximadamente estuvo aquí el I.E.S. Hurtado de Mendoza, se impartió en estas instalaciones formación de la rama de hostelería.

 Los enormes y ahora oscuros pasillos de este edificio, imponen y dan una gran sensación de tristeza.


 Al fondo de esta imagen, podemos ver un altar. Suponemos que es parte de la herencia de estas instalaciones que en su momento fueron de los dominicos.

 Pese a encontrarse en buen estado las escaleras que dan acceso a las plantas superiores del edificio, no nos fue posible el acceso por estar tapiadas en ese momento.

 En el centro de las instalaciones nos encontramos con lo que en su momento seria un patio con jardines y arboles.

 Antes de ser I.E.S. Hurtado de Mendoza, fue durante aproximadamente cuarenta años, el Instituto Politécnico de Armilla, que después pasó a llamarse Luis Bueno Crespo, tal y como podemos ver en estos azulejos que nos encontramos en el patio.

 Dando a este patio, nos encontramos con aulas de un tamaño mayor que las anteriores, suponemos que tendrían otro tipo de función que las anteriores.

 Este atril que aún permanece en pie, nos lo encontramos a la izquierda del altar que ya os mostramos anteriormente.

 Sobre el altar, restos de velas y de antiguos ejercicios de los alumnos quemados por algún amante de lo oculto o del misterio,...aunque más bien diría amante del vandalismo.

 Supongo que todos estos pilares o bases tendrían alguna función religiosa en la época en la que sus primeros pobladores, los dominicos, establecieron y construyeron estas instalaciones como seminario.

 Suponemos que la gran losa que se observa delante de los escalones, sería la que en su momento estaría en el altar.

 En la misma zona en la que nos encontramos la gran sala con el altar, encontramos también en una de las paredes esa antigua canasta de baloncesto, por lo que suponemos que esta zona tuvo algunos usos variados.

 Estos son los corredores que daban al patio central del que hablamos anteriormente.

 Cuidad siempre donde ponéis los pies cuando visitéis este tipo de lugares...

 No se puede apreciar bien, pero esta bastante profundo...

 El tamaño de las instalaciones es impresionante. Toda una lastima que se haya abandonado de tal modo, que actualmente ya no sirva para otra cosa que para el derribo practicamente.

 Desde hace años, estas instalaciones pertenecen a la Diputación de Granada. Toda una pena el estado en el que se encuentran tras dejarse en el abandono total.

 En alguna de las aulas de menor tamaño, aún se conserva la tarima, donde suponemos se encontraría la mesa del profesor, y la pared pintada que era la pizarra.



 La verdad es que la luz no les debía faltar a los alumnos en estas instalaciones.

 En la parte trasera de las instalaciones nos encontramos con los aparcamientos, que hay que decir que también eran bastante amplios.

 Al fondo, una pequeña garita en los aparcamientos.

 De los baños poco queda para mostrar...

 Pasillos y más pasillos que dan bastantes ganitas de salir corriendo de este sitio.


 Ya de nuevo en el exterior, las pistas de baloncesto, fútbol...donde harían gimnasia los alumnos.

 Esta es una imagen de su exterior por la parte que da a los aparcamientos. Para ser un edificio construido en los años 50, llama la atención lo moderno que parece, podría haber sido construido ayer.

 Fray Francisco Coello de Portugal, fue el arquitecto que lo diseño.

 El jardín central al que daban las aulas y la mayoría de las instalaciones es también impresionantemente grande.

 Y salimos del edificio ya por la fachada que da a los jardines.

 Los terrenos que lo rodean son bastante grandes también.

 Añadida posteriormente nos encontramos con esta cochera en un lateral.

 Al lado de otro acceso al edificio.

 En algún momento a la cochera decidieron meterle fuego, y así nos la encontramos.

 El pinar que tiene en la parte de acceso delantera que da a una gran cancela al fondo, es muy amplio. Debía ser genial tener un patio de recreo así.

 Al fondo la verja de entrada al recinto.

Nos marchamos ya, sin dejar de sorprendernos por el tamaño de estas instalaciones y  por la sensación de pena de ver en el estado en el que se encuentran.


Os dejo aquí un reportaje que encontramos sobre estas instalaciones, en donde podréis encontrar información más detallada del pasado del edificio y de sus funciones y su incierto futuro.

Reportaje Antiguo Instituto Luis Bueno Crespo: