15 mar. 2015

Antigua cementera de Atarfe

Desde hace algunos años, cada vez que he pasado por la antigua carretera a Córdoba no he podido evitar fijarme en esta gran estructura abandonada, y tenia muchas de poder parar tranquilamente a recorrerla y fotografiarla.


Por lo que he podido encontrar sobre esta antigua cementera, su construcción se inicio en 1903 por Inocencio Romero de la Cruz, y su localización se debió a la cercanía de la cantera de materiales que hay en esa misma sierra.


Cuidado con las avispas! Es otro de los peligros de las visitas a lugares abandonados.


Por aquí accederían en su momento los camiones a recoger y entregar materiales.


Es impresionante cuando subes la rampa de acceso y encuentras esta gran explanada con un silencio total y estas fabulosas y enormes estructuras.



Por lo que he podido averiguar, empezó a comercializar sus productos bajo la marca Centauro, y estaba dedicada a la elaboración de cemento y cal hidráulica.


Desde el interior se puede ver el "buen estado" que aun presentan algunas de las cubiertas, aunque yo no me atrevería a pisarlas...


En esta zona supongo que estarían las oficinas y comedores de los empleados.


Fue una de las primeras fábricas de este tipo que se construyeron en Andalucia. Y ciertamente asombra aun el tamaño de sus instalaciones.


Ya es imposible acceder a la torre superior y a cualquiera de estas estructuras, pues las escaleras han desaparecido.


Junto a los avisperos, otro importante peligro para los que visitamos este tipo de instalaciones...los agujeros trampas, así que tened siempre mucho cuidado, el móvil encima y cargado y a poder ser, nunca visitéis estos sitios solos, por si las moscas...

Debía ser impresionante recorrer estas instalaciones cuando aun estaban en uso, o recién cerradas.


Parte de las naves bajas o muelles de carga y descarga, aun mantienen algo de sus techos, aunque como siempre, los vándalos llegaron antes que nosotras...


Y más edificios y estructuras por visitar.


Al bajar por estos pasillos, nos encontramos por los suelos miles de bolitas cerámicas, supongo que de jugar al paintball, sitio ideal para eso.


Más y más plantas de instalaciones y oficinas. Todo impresionante.


Por aquí han pasado haciendo un poco de limpieza, porque los arbolillos han sido recortados y retirados.


En esta zona nos encontramos con lo que creemos que seria la casa del guarda y algún puesto para el vigilante u oficina.


Tolvas gigantes donde supongo que se verterían los materiales.


Silos para acumular los diferentes materiales que traerían de las canteras los camiones en la buena época de esta fabrica.


Al lado de ellos, nos sentimos enanas.


Fachada principal de la casa que creo que seria donde viviría el guarda y su familia.


Este es el interior de lo que seria una de las oficinas de la fabrica.


Totalmente destrozada, porque no se que le pasa a la gente por la cabeza cuando ven una construcción abandonada...


Debía ser bonita en sus tiempos.


Este es el interior de la gran casa en la que o bien había oficinas o bien vivía alguna familia encargada de la vigilancia de la fabrica.


Esta casetilla pequeña me pareció rara, y no se para que estaría destinada, si alguno tenéis idea o conocisteis la fabrica en mejores tiempos, estaría encantada de saberlo.


Es que lo que me llama la atención son estas hornacinas de donde parece fatal algo que encajase dentro.


Esta es la casetilla desde fuera.


Es enorme, estuvimos toda una mañana para recorrerla en detalle completa.


Las vistas de lo que creo que fue la casita del guarda, son impresionantes.


Una pena que este ya tan destrozada.



Tras la casa, una alberca para recoger agua de lluvia, pues toda la mole de roca que tiene detrás parece apuntar a ella, por lo que cuando llovía debía llenarse bien.


Estas tolvas llenarían los camiones que se situasen debajo.


Son gigantescas, como todo en esta fabrica, y cuesta imaginarse lo que seria esto en plena actividad, los ruidos, el movimiento de gente...y ahora tanto silencio.


No se como funciona una cementera, pero por el tamaño de estas tolvas, seria rápido llenar un camión.


Una tolva detrás de otra...enorme todo.




En esta aun podemos ver restos de arena, que se usaría como componente de algunas mezclas.


Las escaleras de todas las instalaciones han desaparecido mayoritariamente.


Aquí tuvimos suerte, y aun se conservaba la escalera, aunque llena de otro de los materiales que se usarían en la fabrica, en este caso grava.


Una rampa que en su época tendría una compuerta para dejar pasar alguno de los materiales que compusiesen las mezclas de los diferentes tipos de cementos y demás.


En este caso, los materiales quedaron esparcidos sin la compuerta correspondiente.


Restos de materiales por todas partes, y todo tan gigante, que hace que te sientas muy pequeño y abrumado por el silencio.



Y ya volvimos a recorrer este pasillo para salir a la entrada de la fabrica de camino al coche, impresionadas con una grata visita a lo que queda de esta una de las primeras fabricas andaluzas de cemento.

Podréis encontrar como yo, que este sitio ha sido visitado ya por otros compañeros amigos de los abandonos como yo, os pongo también sus enlaces por si os interesa ver las instalaciones en otras épocas.
Hace unos años, por lo que he podido encontrar, en la Escuela de Arquitectura de Granada, se plantearon varios proyectos para transformar estas instalaciones y acoger a la Fundación Juan March. Por lo que se ve, aunque están en un avanzado estado de deterioro, el conjunto sigue siendo inspirando numerosas posibilidades de rehabilitación.


Si queréis saber más sobre esta fabrica, aquí están algunas de las fuentes que he podido encontrar:
 Y para los que creeis en temas fantasmagoricos...aquí os dejo un enlace a un audio que trata sobre este lugar y algunas apariciones que se han podido grabar y ver: